La mediación basa su método de trabajo en el desarrollo de un proceso colaborativo en el que las partes no compiten por imponer una posición, sino que con la ayuda de un mediador, exploran sus verdaderos intereses con una visión positiva y productiva del problema. El resultado será la obtención de una propuesta que de solución al conflicto contemplando los intereses de los involucrados en el fin adicional de pacificar las relaciones humanas.